Rey de los billares


Te oigo gritar mi nombre
y la voz cruza los campos
limpiamente.
Perfume de nieve.

Alambre entre los dientes.

Es algo real,
como el estanque helado
o mi retorno.

Tu voz me ha seguido
a las ciudades.
Se ha espesado en los billares
y afinado contra el esquinado viento
de las autopistas.

Hice mil promesas
para huir del maldito
círculo de tu ternura.
Pero he vuelto.
Me arden los ojos
y apenas puedo verte.

Poema 1
© Juan Massana - 2017